Te preocupas demasiado - Blanca de Lamo, psicóloga en Prosperidad, Madrid

¿Te preocupas demasiado?

¿Siempre tienes algo que te preocupa?; ¿Sientes que si no te preocupas de las cosas significa que no estás siendo responsable?; ¿Tienes síntomas de ansiedad de manera continua? Es muy probable que lo que te esté ocurriendo es que te preocupas demasiado, puede ser por un único tema, como puede ser el trabajo, o por temas variados. Si es algo que te ocurre espero que este artículo te sirva para comprender más sobre ello.

¿Cómo se define la preocupación?

La palabra preocupación viene del latín y deriva de dos palabras «prae» (antes) y «occupare» (ocupar). Así, pues si la interpretamos literalmente se definiría como el hecho de ocuparse de algo antes de que ocurra. Esto no es algo negativo, ya que conlleva buscar un plan para resolver algo que sabes que va a ocurrir y tener las estrategias preparadas que te ayuden a solucionarlo, pero sí que lo es cuando tu vida gira en torno a buscar las alternativas para algo que no ha ocurrido y no sabes si va a pasar, dedicar mucho tiempo a ello o preocuparte en resolver asuntos en los que tus acciones no van a tener una baja influencia en como acontezcan los hechos.

Define tus pensamientos antes de preocuparte

¿Cómo ves los problemas?¿Oportunidades o dificultades? Los pensamientos que hayas desarrollado sobre lo que es un problema van a definir como lo consideras y resuelves. Si tus experiencias, ya sean propias o lo que has observado a lo largo de tu vida, hace que veas los problemas como una oportunidad de aprendizaje, de vivir nuevas experiencias, de conocer e investigar, cuando tengas un problema te podrá generar malestar, obviamente, pero tenderás a buscar una manera de resolverlo eficiente y eficaz. Si tu tendencia es enfocarlo como algo negativo seguramente los intentos de resolución partan desde la emoción negativa muy intensa y eso hará que no tomes decisiones adecuadas, des muchas vueltas antes de poner en marcha las estrategias más adecuadas y no te sientas cómoda con el resultado. Puede, por todo esto, que tiendas a invertir mucho tiempo en la búsqueda de soluciones. Cambiar el modo de definir qué es un problema te ayudará.

Elige un modo para resolver problemas

Si tienes un modo para solucionar algo que te preocupa es muy posible que no te genere tantísimo malestar, porque te será fácil llegar a una resolución. La opción ideal sería:

  • Define el problema de manera concreta.
  • Identifica varias opciones de soluciones, aunque algunas pienses que son una locura.
  • Evalúa cada una de ellas y piensa cuál se adapta mejor a tu situación.
  • Aplica la solución que hayas elegido, pensando en que en el presente es la mejor y la que te va a ayudar a avanzar.

Comparte con otras personas tus preocupaciones

Sí, hablar con otras personas te va a ayudar a sentir que lo que sientes que te preocupa no es algo raro y, además, te va a ayudar a buscar opciones, te ayudará a enfocarte y, sobre todo, a sentir que no eres la única persona que vive esa situación. Sentirse parte de algo que le pasa a más personas te aportará un enfoque diferente.

Realiza mindfulness u otra técnica de meditación

Se cree que esta técnica es algo actual, pero es algo milenario. Esta presente en nuestra sociedad desde hace mucho tiempo, pero ha sido necesaria esta sociedad de no parar para que haya salido tantísimos cursos y profesionales que enseñan como hacerlo. Meditar ayuda a enfocar nuestra mente en lo que realmente queremos y dejar de lado lo que no es verdaderamente necesario para resolver el problema.

¡Espero haberte ayudado!