El liderazgo

El liderazgo. No es lo mismo liderar que mandar.

En este mundo de incertidumbre debemos llevar a los equipos a ser más creativos y a tener más compromiso con el trabajo que hacen. Para eso hay que invitarles a querer hacer y no a que hagan por obligación. ¡Hace falta más y mejor liderazgo!.

Un líder tiene que ejercer una función que sirva de inspiración. Es imprescindible que la persona encargada de gestionar equipos crezca personalmente, y así conseguirá que su equipo también lo haga.

El liderazgo conlleva una dedicación personal y un entrenamiento constante y específico por parte de quien lo ejerce. Dado al cambio acelerado que sufrimos es imprescindible mejorar y desarrollar la gestión de las personas para que sean más eficaces y más comprometidas con lo que hacen.

Somos lo que somos gracias a la capacidad de supervivencia de nuestro cerebro. Es fundamental retener en las empresas las tres claves esenciales: capacidad de ingeniar, trabajo en equipo y la voluntad de sobrevivir.

Cuántas empresas buscan fuera el talento que dentro de la misma empresa sigue dormido. Esto es un error dado que el problema viene porque no sabemos extraerlo.

Por tanto, el liderazgo es el arte de pasar de ``conseguir que las personas hagan´´ a «conseguir que las personas quieran hacerlo´´.

 

y, ¿cómo llevaremos a nuestro equipo a triunfar en los entornos altamente competitivos?

Te voy a dar unas claves de cómo teóricamente se hace pero es un largo camino que debemos teorizar bien para después ponerlo en práctica.

Cómo ser un buen líder

 

  • Una de las cosas más importante para  ser un buen líder y motivar a tu equipo es tener confianza. La confianza es un factor clave para influir en otras personas. Es por ello que es fundamental construir relaciones basadas en confianza.

 

  • Trata a las personas cómo te gustaría que te tratasen a tí y generarás un efecto en tus compañeros que les invite a pedirte ayuda cuando lo necesiten.
  • Observa cómo se comportan y qué habilidades tienen las personas que están por encima de ti. Anótalas y comienza a mejorar las tuyas.
  • Escucha a tu equipo y pide opiniones, positivas y negativas, da igual porque las críticas sirven para mejorar.  
  • Otra cosa muy importante es la capacidad de comunicar. Crea lazos de unión, explica a tu equipo cuando necesites algo por qué motivo lo estás haciendo. Ellos te escucharán.
  • Tener pasión por lo que haces. Si te gusta tu trabajo tendrás inspiración en mejorar en muchos aspectos. Ten claro que el negocio donde no estés agusto no te ayudará a crecer ni a ser un buen líder.
  • Conocer tus habilidades. Es necesario saber qué fortalezas tienes para ponerlas en práctica y, por el contrario, delegar siempre en tus debilidades.
  • La humildad es un valor necesario para poder ayudar a quién lo necesite. Nadie tiene que conocer tus riquezas o el poder con el que cuentas. No tienes que impresionar a nadie. La humildad sirve de ayuda y es fundamental para tener resultados.
  • Cuando cometas un error, perdónate. Hay que aprender de los errores para sacar conclusiones valiosas y no hacer de algo insignificante un problema. Todo el mundo se equivoca, tú también eres humano.
  • Nunca dejes de aprender. Invierte tu tiempo y dinero en conocimientos nuevos. Crea hábitos que te ayuden a ampliar tus recursos y a mejorar tu aprendizaje. Siempre verás enfoques diferentes ante los problemas que se te presenten al igual que te surgirán nuevas ideas con las que podrás emprender nuevos horizontes.

 

Aprender cómo ser un buen líder es un proceso que jamás termina. Aunque requiera de esfuerzo el liderazgo, siempre tendrás una gran recompensa. Habrá dificultades en el camino y a veces no sabrás qué hacer, pero tranquilo eso te hará crecer como persona y, también, como profesional. 

 

¡Gracias por leerme!