La Fuerza de Voluntad

¿Qué es la fuerza de voluntad y qué condiciones saludables aporta?

La fuerza de voluntad es la capacidad que tiene cualquier individuo para realizar cambios saludables en su estilo de vida. Se puede aprender y desarrollar con la práctica.

Aunque la fuerza de voluntad no es la única razón para llevar a cabo un objetivo, si es un paso importante para conseguirlo. Primero hemos de tener una motivación inicial y después maniobrar con los comportamientos que nos acerquen a dicho objetivo.

 

¿Por qué es beneficioso tener fuerza de voluntad?

 

Las personas que tienen autocontrol sobre uno mismo tienen mayor seguridad financiera, física y mentalmente son más saludables, abusan menos de las drogas, en definitiva tienen buenos resultados en todas las facetas de su vida.

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.” Albert Einstein.

La fuerza de voluntad se convierte en una herramienta para acabar con la pereza y, por tanto, en una virtud para conseguir metas.

Hay investigaciones que dicen que los niños que tienen menos capacidad de autocontrol tienden a caer en comportamientos criminales, en adicciones y tienen deudas bancarias.

Además, la fuerza de voluntad se entiende como la capacidad de resistir las tentaciones a corto plazo para disfrutar de las metas a largo plazo. 

De esta manera la fuerza de voluntad es la aptitud de postergar la satisfacción que le va a suponer  después.

 

| La satisfacción postergada

 

La Fuerza de Voluntad

La satisfacción postergada significa estar dispuesto a sacrificar ahora para a futuro tener algo mejor. Tanto en niños como en adultos la fuerza de voluntad se puede entender como dicha capacidad de postergar para obtener mayor satisfacción.

Walter Mischel, Psicólogo de la Universidad de Columbia, explicó la satisfacción postergada a través de un experimento de autocontrol llamado « prueba de marshmallow´´. Le ofrecen un plato de gominolas a una niña y le dicen que elija una de estas dos opciones. Si espera a que el investigador regrese luego puede tomar dos golosinas, si por el contrario no aguanta solamente tiene derecho a una. 

Cuando obtuvieron los resultados desarrollaron un sistema llamado «frío y calor´´para explicar la capacidad de los seres humanos de postergar la satisfacción. En este sistema se miden las sensaciones, acciones, sentimientos y metas. El frío es mucho más reflexivo que el caliente que es más emocional e impulsivo, entonces se dice:

Cuando la fuerza de voluntad falla, la exposición al estímulo «caliente´´ básicamente sobrepasa al sistema frío y lleva a la ejecución de acciones impulsivas.

Claramente se vio como los niños con autocontrol renuncian de tomar uno para después tomar dos. Además los niños tenían mejores resultados académicos, mayor nivel de concentración, menos estrés, y manejaban bien las situaciones estresantes.

Así como en otros aspectos de la vida cotidiana los fumadores dejan de fumar para tener mejor salud y evitar un cáncer de pulmón, las personas hacen dieta para tener mejor físico y salud. Y así sucesivamente.

La sensibilidad de los individuos sobre estímulos calientes suele persistir de por vida.

Este experimento nos ayuda a comprender cómo actuamos en función a diferentes estímulos y necesariamente cómo unas personas actúan de una forma u otra dependiendo de cómo vean las cosas, ejerciendo autocontrol sobre sí mismos para tener un resultado mejor más adelante.

 

| Consejos para trabajar la fuerza de voluntad

 

La fuerza de voluntad nos pone a prueba constantemente. Casi siempre tomamos la decisión de resistir los impulsos para tener una vida mucho más saludable. Como bien decíamos antes, la fuerza de voluntad debe ser trabajada, fortalecida y custodiada diariamente, y viene relacionada con la autoestima y motivación.

Asique es importantísimo trabajar dichos aspectos porque dependerá en la toma de decisiones y en que las metas sean más atractivas y positivas.

La Fuerza de Voluntad

Para trabajar la fuerza de voluntad  te propongo varios consejos que te ayudarán a aumentar la fuerza de voluntad.

  • Probar tus límites. Ir exponiéndote a situaciones que puedan resultar para tí atractivas y que puedas ir progresando poco a poco, es decir, que puedas subir de nivel para así trabajar la fuerza y la resistencia.
  • Tener un apoyo. En los momentos difíciles es necesario contar con alguien que sepas que te va a ayudar a sentirte bien cuando no tengas nada de ánimos.
  • Cambiar hábitos. Prueba a hacer las pequeñas cosas diarias de otra formas, es decir, a desayunar en otro espacio de la casa o a lavarte los dientes con la mano contraria para fortalecer la voluntad y empezar a aplicarlas en otras actividades más complejas.

Aunque haya tareas que consideramos que nos resultan más complicadas de llevar a cabo, como tener más confianza en nosotros mismos, ser más honestos o contar con nuestros instintos, podemos trabajarlas para cambiar la perspectiva que tenemos de las cosas porque esto es realmente lo que fortalece la fuerza de voluntad.

 

 

¡Gracias por leerme!