sexualidad de pareja

Cómo mejorar la sexualidad con tu pareja: 3 trucos infalibles

Mantener relaciones íntimas de calidad es saludable. A medida que pasan los años se pierde la motivación y las ganas. Para no caer en el error de limitar las relaciones sexuales es necesario potenciar el deseo. ¿Cómo hemos de hacerlo?, ¡muy sencillo!, practicando mediante ejercicios y estrategias.

Ahora bien, entendamos, la sexualidad como «todo el conjunto de comportamientos, características, emociones y pensamientos que están implicados en la búsqueda de placer sexual, aunque sea, de modo indirecto´´.

La falta de satisfacción sexual viene ligada a la importancia de la salud sexual. Esto quiere decir que la sexualidad no es solo sexo y deseo, sino que implica también otros aspectos más emocionales como fantasear, seducción, escuchar, estar, abrazar, cuidar de tu pareja, etc. Así conseguirás tener mayor comunicación e intimidad con tu pareja. Sin duda mejora la calidad de vida.

Los pilares fundamentales que tiene que haber en pareja son la amistad, el sentimiento de equipo y el cuidar y ser cuidados. Generan la estabilidad en la pareja para una mayor intimidad y deseo.

En este artículo hemos seleccionado algunos consejos efectivos y prácticos para hacer vuestra relación mucho más interesante.

| 3 hábitos imprescindibles para mejorar la sexualidad de pareja

  • Comunícate con tu pareja. La base de cualquier relación es la comunicación ya que ayuda a conocer más íntimamente a tu pareja y a ti mismo. La sinceridad es una regla fundamental. Conocer las motivaciones, intereses y deseos de tu pareja te ayudará a crecer sexualmente. Interesarte por sus sueños, sus gustos y qué cosas le hacen feliz. Permítete a ti mismos tener fantasías, sin avergonzarte de ellas. Hay que generar estímulos nuevos. Sorprende a tu pareja cuidándote a ti mismo. Haz una lista con todas las cosas que tienes pendiente. De esta forma conseguirás despertar más interés. Cuando cuidas de ti despiertas curiosidad. 

  • Ten presente la sexualidad en tu día a día. Es importante que tu cerebro no se olvide del sexo. Es necesario activar el enfoque sensorial para recobrar la intimidad con tu pareja y no caer en la monotonía. Si no introducimos elementos nuevos disminuye el deseo sexual y se pierde la pasión. Hay que estar en contacto con estímulos que te recuerden al sexo y no hacer con tu pareja siempre lo mismo. Desde leer literatura  erótica hasta abrazar frecuentemente. Se trata de dedicar momentos en el día y poner en práctica una serie de estrategias que te despierten el lado sexual. Además, puedes liberar dopamina con el contacto físico. Un abrazo, un masaje subido de tono y así daros placer el uno al otro.


  • Probar cosas nuevas. Como bien comentaba en el punto anterior. La monotonía entorpece la sexualidad en la relación de pareja. Combatir la rutina conlleva a introducir elementos novedosos para activar el deseo sexual. Es recomendable cambiar de contexto ya que tendemos a relacionar cosas con la rutina. Realizar escapadas sería una buena idea para despertar la llama. Pero si no se da el caso, mantener relaciones sexuales en diferentes sitios de la casa puede ser muy excitante. El truco está en despertar de nuevo la ilusión, las ganas y el interés sexual. Ver películas subidas de tono, hacer uso de juguetes o utilizar la imaginación en juegos de seducción son estrategias que aumentan y activan las ganas sexuales.

Aprovechar el momento presente ya que vivimos en un período de revolución sexual. Experimentar nuevas prácticas sexuales. Aprender a conocer mejor nuestros cuerpos para poner límites y saber que cosas no nos producen placer. En definitiva, encontrar el bienestar físico, emocional y social relacionado con la sexualidad lleva a tener una mejor calidad de vida. ¿Estás dispuesto a dejarte llevar por la rutina o prefieres dar un giro a tu relación y disfrutar más?

¡Gracias por leerme!

 

Beatriz Reguera Alvarez

Psicóloga en Tu Psicoterapia Madrid