Superar el hambre emocional en 7 pasos

Superar el hambre emocional en 7 pasos

A veces el hambre emocional supone un problema ya que te lleva a sentir verdadera ansiedad por comer. Muchas personas no son capaces de gestionar la sensación de malestar que produce dicha ansiedad y les lleva a comer compulsivamente, como si fuera su vía de escape pues se deshacen de esa sensación por momentos.

Como vemos la alimentación tiene relación con las emociones. Desde la infancia hasta el adulterio esta relación se muestra de varias formas. Tanto de cuidado y protección del menor como  si de un regalo o un premio se tratase, mezclando así el afecto y cariño.

Influye también la composición de los alimentos, pues muchos están compuestos de sustancias que le ofrecen a nuestro cerebro una sensación de placer, recompensa y bienestar como es el caso del chocolate.

Pero no tiene porqué resultar negativo para nosotros, ya que forma parte de la cultura de los seres humanos y es algo habitual.

La comida se convierte en un problema cuando es utilizada para canalizar los estados emocionales que resultan difíciles de gestionar. Aquí juega un papel importante la ansiedad por comer,  ya que puede volverse patológica y conllevar conductas compulsivas.

 | ¿Qué es el hambre emocional?

 

¿Qué es el hambre emocional?

El hambre emocional es un trastorno alimentario que nos hace comer de una forma descontrolada e impulsiva aunque no tengamos hambre. Confundimos los sentimientos o emociones con tener hambre. En momentos de aburrimiento, estrés o cuando sentimos tristeza, la persona que lo padece tiene una gran necesidad de comer y lo hace realmente para acabar con un conflicto que no está solucionado o que le está perturbando.

Otras de las emociones que nos llevan a comer son la soledad, la ansiedad, la ira, la depresión o la baja autoestima. Aunque después del atracón los sentimientos no mejoran sino todo lo contrario porque aparece el sentimiento de culpa.

Las consecuencias de comer de forma impulsiva son la obesidad o sobrepeso, incluso trastornos como la anorexia o la bulimia.

Y, ¿cómo podemos poner remedio?

| ¿Cómo controlar el hambre emocional?

 

Como bien sabemos el hambre emocional surge no por hambre real sino por una carencia emocional que tenemos. Lo primero que tendríamos que hacer para acabar con este trastorno sería acudir a un profesional para que nos de las pautas y herramientas adecuadas para controlarlo. Descubrir qué es lo que te perturba es el punto de partida para solucionar el problema. Saber qué es lo que ocultas con la comida. 

¿Cómo controlar el hambre emocional?

En segundo lugar, hemos de saber diferenciar cuando es hambre física de hambre emocional. Es posible que se active una necesidad fisiológica en relación a las reservas energéticas y nutricionales qué necesites o, por el contrario, un estímulo interno, repentinamente, procedente de una determinada emoción.

Además, aquí te dejo algunos consejos para ayudarte a controlar el hambre emocional:

  1. Planificarte las comidas. Saber lo que vamos a comer y a qué hora es una buena opción para evitar los atracones. De esta forma ayudamos al cerebro a que entienda que comemos saludable. Una buena idea también sería acudir a un nutricionista para motivarnos a comer bien y evitar comer de una forma impulsiva.
  1. Técnicas de relajación. Evitará las ganas inoportunas de comer pues nos ayuda a calmarnos.
  1. Evitar el azúcar. Aunque no lo creas está muy relacionado el hambre emocional con el abuso de azúcares y alimentos procesados. Así que evita tenerlos en casa y sustituirlos por otros saludables como las frutas o verduras.
  1. Hacer deporte. Realizar actividades diarias ayuda a controlar la ansiedad y el estrés. Además, es una buena forma de tener la mente ocupada y así controlar el hambre emocional.
  1. Comer alimentos que sacien. Beber agua es una buena forma de mantener la calma cuando necesites ingerir alimentos de forma impulsiva. Además, alimentos que te resulten saciantes y a la vez que sean saludables.

Si sientes que el hambre emocional repercute negativamente en tu salud y bienestar no dudes en ponerte en contacto con Tu Psicoterapia Madrid, nosotras te vamos a ayudar a gestionar y a acompañarte en el proceso.

 

 

¡Gracias por leerme!