terapia con hijos

¿Es importante que acuda a la terapia de mi hijo?

El siguiente texto tiene como objetivo explicar la importancia de la implicación de los padres en la psicoterapia del niño y/o el adolescente.

Partimos de la base de que un vínculo paterno filial sano es fundamental para lograr el bienestar de los hijos y, por lo tanto, también lo es la participación de los padres en la psicoterapia con niños y adolescentes. El cómo y el cuándo de esta participación dependerá del resultado de la evaluación y de las condiciones particulares de cada caso.

LA FAMILIA

La familia es el primer lugar donde el niño se mueve y se desarrolla. Es aquí donde va adquiriendo valores, afectos, actitudes y modos de ser. Este ambiente familiar, unido a su temperamento, va conformando su conducta y el desarrollo de su personalidad.

Para comprender la importancia de los padres en la vida de los hijos imaginemos que el niño es un extraterrestre que llega de otro planeta y desconoce las normas que rigen la Tierra. Su mente está totalmente en blanco, se siente perdido y necesita que alguien le dirija, cubra sus necesidades físicas, le ayude a regularse emocionalmente, a interpretar el mundo y a sí mismo, le dé seguridad y le deje claro qué se puede hacer y qué no. Solo así se sentirá capaz de avanzar con seguridad por un mundo desconocido para él.

En consecuencia, los padres son las figuras más influyentes en la vida del niño y del adolescente y, por ello, la forma en que desarrollen sus funciones parentales afectará en todas las áreas de la vida del mismo.

EL PAPEL DE LOS PADRES EN PSICOTERAPIA

Los niños y adolescentes necesitan el apoyo de sus padres, y especialmente en los momentos difíciles, como lo es el momento en el que llegan a nuestra consulta. Por ello, necesitan más que nunca sentir el amor incondicional de sus padres, a pesar de su comportamiento o malestar, y que éstos están dispuestos a implicarse en su terapia, comprenderles y ayudarles a buscar soluciones a las dificultades.

Para entender mejor el trabajo terapéutico imaginemos que los problemas que nos llegan a consulta, los síntomas, son como la parte visible de un iceberg. La terapia con los padres consistirá en que, junto al profesional, exploren las características del problema para llegar a comprender la parte oculta de ese iceberg y así poner en marcha las herramientas necesarias para la resolución del malestar.

En definitiva, quiero transmitiros a los padres y madres que, indudablemente, sois una parte imprescindible en nuestro trabajo como psicólogos infanto-juveniles y os necesitamos a nuestro lado para poder ayudar juntos a vuestros hijos.

Beatriz Reguera Álvarez

Psicóloga en Tu Psicoterapia Madrid