reetiqueta tu ansiedad

¡Reetiqueta tu ansiedad!

La ansiedad normalmente está considerada como una emoción desagradable. Puede ser adaptativa o desadaptiva, pero todas las personas que no conocen sobre ella la viven como aversiva ¿Es verdad que siempre es así? No, la realidad es que no es así, la ansiedad puede ser agradable o desagradable, va a depender de lo que nos contemos sobre ella

¿Quieres saber más?

Hoy quiero ayudarte a reetiquetar la ansiedad, que va a consistir en cambiar el modo en el que hablamos y pensar sobre ella, pudiendo a llegar a asociar su aparición a un estado neutro. Descubre situaciones donde disfrutamos de la ansiedad:

  • La ansiedad no tiene que hacernos sentir mal, es lo que nos decimos sobre ella lo que la convierte en algo horroso.
  • Busca en tu memoria alguna situaciones en las que las personas disfrutan y precisamente la emoción que están sintiendo es la ansiedad.
  • Alguna de estas situaciones donde la ansiedad se vive como placentera son: correr delante de un toro, ir al parque de atracciones, ver una película de miedo o comenzar a conocer a alguien que te gusta…

 

Busca en tu experiencia

  • ¿Te acuerdas de las situaciones en las que tú has tenido ansiedad asociada a algo positivo?
  • Busca en tus recuerdos, seguro que encuentras alguna situación en la que has disfrutado de la ansiedad, como son las competiciones deportivas o tener relaciones sexuales intensas.

 

Modos de reetiquetar

Reetiquetar la emoción: Normalmente tendemos a interpretar la ansiedad como una emoción desagradable, sentimos una emoción de pérdida o amenaza, pero podemos empezar a vivir la ansiedad como un desafío, una vivencia o riesgo.

  • La ansiedad como desafío significa sentir que tienes que poner herramientas que ya posees para resolver una situación.
  • La ansiedad como vivencia es sentir que algo te interesa, te activa, te preocupa y te hace sentir vivo. Consiste en preferir que te ocurran cosas a que no te ocurra nada
  • La ansiedad como riesgo es asumir que puedes encontrar el disfrute en ganar o perder. Se trataría de buscar la descarga de adrenalina.
  • Reetiquetar la situación: Es conseguir modificar los pensamientos que tenemos sobre lo que estamos viviendo, para pasar de verlo como algo que no puedes sobrellevar y que te supera a decirte que es algo que puedes superar tú ¿Qué puedes hacer para ello?
  • Dramatizar: Exagerar de un modo absurdo las consecuencias negativas de una situación peligrosa para darte cuenta que nada de lo que puede pasar es insoportable.
  • Magnificar el enfrentamiento: Hablarte como si estuvieras haciendo una acción grandiosa. Narrarlo como si fuese una acción épica.
  • Verlo en una película: Es imaginarte que estás siendo la protagonista de una película y que el final es un feliz tranquilo y relajado.
  • Contar la batalla: Mientras haces lo que te produce ansiedad te dices que algún día contarás todo lo que te está ocurriendo, y disfrutas del riesgo que estás corriendo gracias a imaginar cómo, cuándo y a quién se lo vas a contar. También disfrutas imaginándote la reacción que tendránn ¡Se van a quedar con la boca abierta!

¡Espero que te haya gustado este artículo!
Blanca de Lamo Guerras
Psicóloga y coordinadora de Tu Psicoterapia Madrid