chantaje emocional

¿Cómo poner fin al chantaje emocional de la pareja?

¿Quién no ha sentido alguna vez que su pareja le chantajea? Si alguna de vosotras puede decir que no, que nunca ha tenido que vivir esa sensación, no sabéis que contenta me siento. Es una situación que hace que las personas puedan llegar a dudar de si mismas. Si lo has sufrido, seguro que alguna vez te has preguntado cómo poner fin al chantaje emocional en la pareja.

¿Qué es el chantaje emocional?

El chantaje emocional es un proceso que surge de una relación de dependencia, en la que una de las personas se alimenta de manejar a su antojo a la otra acudiendo a las emociones para conseguir sus objetivos. La víctima del chantaje va a realizar las acciones que el chantajeador le “exige” usando buenas palabras, debido a que existen unas consecuencias que a nivel emocional la víctima considera horrible. Un ejemplo sería aquel hombre que le dice a su mujer “Si me quieres me imprimirás los documentos que te he pedido” Entonces qué pasa, ¿Si no imprime los documentos es porque no le quiere? ¿No cabe la posibilidad de que no los imprima porque en ese momento está haciendo otra cosa?

El chantaje emocional es un arma psicológica que se lleva utilizando desde tiempos inmemoriales, para conseguir que las personas no se salgan de las lindes de lo que la sociedad quiere, regular todo tipo de relaciones, como por ejemplo las que nos incumbe en este artículo, las relaciones de pareja.

El chantajista emocional va a representar el papel de víctima, y una de sus características principales va a ser que su supuesta seguridad es únicamente una máscara para esconder todos sus miedos en relación a la persona chantajeada. Elige volcar todas sus limitaciones en hacer creer a su pareja que tiene toda la razón, provocando al chantajeado un sentimiento de duda e inseguridad. Por ello, el chantajeado “decide” hacer todo lo que el chantajista la pide. No penséis que esto comienza rápido, sino que al principio pueden llegar a parecer peticiones lógicas, para después poder llegar a pedir algo como “¿Podrías no salir esta noche? Así podemos estar juntos, que casi nunca tienes tiempo para mí”. La víctima va a acceder porque tiene miedo a las consecuencias, y también suele coincidir que tiene ciertas dificultades para creer en sí mismo.

Tipos de chantaje emocional

Hay varias formas de coaccionar a una pareja, algunas más directas y otras más sútiles.

  • Generar una aparente normalidad, aunque hay un ambiente enrarecido. Frases como “No pasa nada, me quedo aquí sin problema. Ya encontraré qué hacer”, “Tú tranquila, yo estaré bien”. De primeras parecen insignificantes, pero si van acompañadas de un contexto específico pueden resultarte (quita el “te”) sorprendentemente cautivadoras para que la otra persona no salga.
  • Castigarse delante del chantajeado: “Ay, si es que soy gilipollas. Me merezco todo lo que me pasa”, esta frase tiene un fuerte poder, porque la persona que sufre el chantaje va a intentar que su pareja no se sienta mal, haciendo lo que el otro le pida para reducir su malestar.
  • Amenaza de generarse daño: “Si tú no me quieres la vida no tiene sentido”, “Cualquier día no me vuelves a ver”. Estas dos son frases que generan un efecto inmediato para conseguir que el otro haga lo que quiere.
  • Contrato de las emociones: si no tienes independencia económica la otra persona puede usar esto como un arma: “Me paso el día trabajando y no eres capaz de sonreírme cuando llego a casa. Recibir esta impactante frase hace que te plantees que a lo mejor eres una antipática y tienes que sonreír más.
  • Protección: “Si te digo que no vayas a esa cena no es porque sea un controlador, sino porque te quiero”. Muchas personas confunden el chantaje con mimos y cuidados.

¿Qué puedes hacer parar librarte de un chantajista emocional?

Creo que lo mejor que puedes hacer si la persona con la que compartes tu vida es así es acudir a terapia psicológica, porque los artículos que se puedan escribir únicamente sirven para informar. Si alguien te quiere de una manera bonita y sana no te va a provocar sentimientos de culpa. Una pareja basada en la confianza no hará que te plantees que a lo mejor no eres una buena persona. Alguien que te respeta dejará que crezcas libremente, se alegrará de que crezcas individual y socialmente.

Algunas tareas que puedes ir haciendo:

  • Recopila las frases que te ha ido diciendo tu pareja a lo largo de tu relación y apunta la razón para decírtelo.
  • Intenta desmontar el argumento que te propuso para decir esas frases que te dijo.
  • Conoce más acerca de la culpa. Esta no sirve para nada, sólo hace que nos inmovilicemos ante la situación que se te plantea.
  • Trabaja tu autoestima. Si te quieres de una manera adecuada va a ser más difícil que tu pareja use el chantaje contra ti, porque vas a saber que las emociones de los otros no dependen de ti, sino de sus pensamientos sobre sí mismos y la manera de relacionarse contigo.

¡Espero que os haya ayudado!